Lanjarón, que ver en el pueblo termal de la Alpujarra granadina

Cuando les contaba de mi experiencia y recorrido por la Alpujarra Granadina, mi sugerencia era que uno de los primeros puntos a visitar en una ruta por la Alpujarra fuera Lanjarón. Lanjarón es un típico pueblo tranquilo que hace de excelente bienvenida a esta región. Un paraje para caminar en su pequeño centro, disfrutar de su gastronomía, o la pureza de su agua de manantial que brota en distintos puntos del pueblo, así como de sus famosas aguas termales. En este post les contaré sobre que ver en Lanjarón, además de como llegar y sus actividades más usuales.

En mi caso, estuve en Lanjarón haciendo una experiencia de inmersión en este destino, cuidando una casa con el sistema housesitting. Para muchos, incluso extranjeros, la Alpujarra se ha convertido en «su lugar en el mundo» (desde el enlace, leerán un post reflexivo sobre la magia de este destino), atraídos por la mística de un sitio aislado y apartado en un paisaje tan particular. Y todo, con tantos rasgos culturales únicos.

¿Dónde queda Lanjarón?

Lanjarón está exactamente a 45 kilómetros de distancia de Granada. Por ello es que digo es un buen primer comienzo para explorar la Alpujarra si venimos desde la capital provincial. El pueblo, que tiene poco más de 3.600 habitantes, está en el Parque Nacional de Sierra Nevada, un paisaje que acompañará todo el recorrido. Como muchos pueblos de esta región, el despegue económico debido a lo aislado del territorio, se dio de un modo tardía, y muy de la mano del turismo que visita tanto Granada como la costa tropical granadina.

Sin embargo, en España el nombre de «Lanjarón» puede ser familiar para muchos: la principal industria de Lanjarón es Aguas de Lanjarón, una marca de agua embotellada que gana su fama gracias a la calidad del agua de la zona.

Una recomendación para alojarse en Lanjarón.

Más abajo les menciono la opción para alojarse en el Balneario de Lanjarón, famoso por sus aguas termales. De cualquier modo pueden optar por alojarse en un cortijo rural, que son las típicas casas rurales de la Alpujarra. Mi recomendación es hacerlo por ejemplo en el Cortijo Privilegio. Aunque estaremos un poco más alejado del centro del pueblo de Lanjarón (a poco más de un kilómetros apenas), la ventaja es la experiencia de vivir en una casa rural típica. Desde este alojamiento, las vistas a las montañas son increíbles, y además cuenta con una piscina y jardín con mucho encanto, además de la calidad del servicio.

Qué ver en Lanjarón

Lanjarón es un pueblo pequeño, como pueden ver en cada una de las fotos que fui tomando en mi estadía. Es un lugar para recorrer y disfrutar en una mañana, pero más si queremos disfrutar de sus aguas termales (incluso quedarse una o dos noches), o hacer algunos senderos en su entorno por caminos de montaña.

Simplemente camina por el pueblo.

Caminar el barrio Hondillo con sus callejones, y el aspecto típico de un pueblo de la Alpujarra es una de las primeras actividades. En varios puntos de Lanjarón encontraremos manantiales donde muchos locales cargan sus botellones de agua, especialmente para quienes viven en casas rurales del entorno donde no llega el agua potable directamente. El agua de los manantiales se nutre directamente de la nieve de la Sierra Nevada, por lo que está fresca hasta en verano. Ni que decir de sentarse en alguno de los bares, cafés y restaurantes del pueblo a ver la vida pasar, y disfrutar de su gastronomía.

Las fuentes y manantiales son de hecho uno de los principales atractivos que ver en Lanjarón:

Conoce la iglesia dedicada a La Encarnación y las ermitas.

La iglesia del pueblo es de finales del siglo XVI. Además, hay tres ermitas dentro del casco urbano.

Conoce el Balneario de Lanjarón

Hacia fines del siglo XVIII se descubre que el agua de Lanjarón tiene propiedades medicinales, algo que se empieza a explotar turísticamente hasta que llegamos al actual Balneario de Lanjarón. Este balneario aprovecha las propiedades terapéuticas del agua, y tuvo su edad dorada en la Belle Epoque, con visitas de personalidades de la talla de Virginia Woolf o Federico García Lorca.

Puedes ver precios en el Balneario de Lanjarón y reservar.

La estación balnearia es por supuesto uno de los principales atractivos del pueblo, alimentada por aguas puras que provienen de la nieve y de la lluvia. En total en el balneario afloran seis manantiales de aguas con propiedades terapéuticas y distinta mineralización. Para beber, tienen propiedades depurativas, digestivas o diuréticas. Y en los baños, son aguas relajantes, disponibles en un complejo que además es un hotel de cuatro estrellas con 122 habitaciones. Cuenta con piscina dinámica, un circuito de termas en diferentes piscinas, y servicios de masajes, ducha con cascada, entre tantas variantes. Además, cuenta con personal especializado en hidrología. Sin dudas que si gustas de este tipo de propuestas, el balneario de Lanjarón bien merece al menos una noche de estadía.

Conoce las ruinas del castillo de Lanjarón.

Que tal lo dicho, son ruinas que están a un paso del casco urbano, y solo se puede apreciar restos de los muros, ya que no está bien conservado.

Y sigue explorando la Alpujarra Granadina.

Cómo les comentaba, la Alpujarra es un destino para explorar a través de sus varios pueblos, sus montañas, sus senderos, y el Parque Nacional de Sierra Nevada. Desde el primer párrafo tienen enlazado el post con el detalle de mi ruta recomendada por la Alpujarra. También en el blog hay post individuales sobre otros pueblos como Soportújar (el pueblo de las brujas), el encantador Pampaneira, o Trévelez, el pueblo más alto de la Sierra Nevada.

Para finalizar, les comparto mis fotos de Lanjarón y su entorno de bello paisaje, y no duden en dejar su consulta en comentarios que responderé a la brevedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *