Son treinta y tres cúpulas que simulan las formas de las montañas de Montserrat emergiendo en un paisaje agreste, o cuarenta y dos pilares que sostienen un techo que parece suspendido (envolviendo a los visitantes con un efecto sobrecogedor) en una estructura modernista con la firma de un arquitecto discípulo que fue colaborador de Gaudí. […]