Cuando uno camina por primera vez las ruinas de lo que alguna vez fue Villa Epecuén, la sensación es la de entrar en una escenografía apocalíptica. Y parece una obviedad decirlo, pero caminar por esta ciudad de escombros y árboles escuálidos “muertos de pie”, es un choque de bruces con la idea de vulnerabilidad total […]