A veces me pregunto si la solución es mudarse a un pueblo.

Ya saben de mi afición por pueblear. Algo que intento incluir en mis viajes desde hace años es visitar pueblos muchas veces desconocidos. Algo de lo que quizás no había hablado tanto, y que sí es algo que también me sucede muchas veces, es que uno queda prendado de la idea de quedarse a vivir en alguno de los pueblos que visito. Por eso en mis redes como Instagram, hago posteos recurrentes sobre este tema, tango sobre pueblear, como ideas para mudarse a distintos pueblos. Por ejemplos, estos pueblos en medio de naturaleza en España, o esta selección de pueblos por Argentina. Es un tema que me gusta hablar, así como el de la experiencia de mudarse a pueblos.

También hice una publicación en mi Instagram específicamente sobre el tema de como nos enamoramos y romantizamos quizás, la vida en pueblos que visitamos o vemos en fotos. Los invito a visitar esa publicación en donde cantidad de seguidores y no seguidores opinan sobre sus experiencias, siempre enriquecedoras:

Experiencias de mudarse a pueblos.

También comparto algunas de esas experiencia de mudarse a pueblos:

Yo, añoro vivir en un pueblo pequeño aquí en suiza, pero poco a poco llega la modernidad a cada uno de ellos 😢

(María Mercedes)

En este caso, es un tema también interesante como los pueblos que romantizamos por apartados, lentamente pueden modernizarse con lo bueno y lo malo, o crecer más de lo deseado, precisamente por la llegada de nuevos habitantes. Esto en el caso de pueblos que logran revertir ese decrecimiento que afecta a tantos pueblos tanto en Europa como en el resto del mundo.

Resolver la parte económica de mudarse a un pueblo.

Depende, todo depende , sobre todo de tu bolsillo. Es hermoso vivir en paz y con tranquilidad, pero es muy feo pasar necesidades económicas y que todo quede lejos.

(El Gafajardo)

También el tema de la preocupación económica al mudarse a un pueblo es central. Hoy en día muchos lo resuelven con el trabajo remoto, y una buena conexión a internet (satelital en muchos casos) que ya es posible en pueblos rurales tanto de Europa, como Argentina o distintos pueblos del mundo.

El «miedo» a la tranquilidad de un pueblo.

«Desde mi perspectiva, habría que hacerse la pregunta si se está preparando para la vida bucólico de un pueblo.»

(Ale.fabian)

Respecto a lo de vida bucólica, yo no se si lo llamaría de ese modo. Después de años viajando y puebleando y conociendo pueblos estables en su población, pueblos que decrecen, pueblos que crecen, puedo decir que cada pueblo a mi me transmite algo distinto en función de muchísimas variables. Además me gusta conversar en mis viajes con gente que tiene la experiencia de mudarse a pueblos.

experiencia de mudarse a pueblos

Algunos me resultan imposible de pensarlos como posibles para vivir al modo que me gusta, otros me enamoran directamente. Creo que en mi caso, para que no los sienta bucólicos los necesito con un mínimo de habitantes para que tengan cierta vida y comunidad, pero además, me encantan los pueblos que están bien comunicados, y preferentemente cerca de alguna ciudad importante o completa. Esto para proveerse de productos, o servicios, tanto médicos como de todo tipo. Para mí la fórmula ideal es encontrar ese pueblo que tenga a mano todo ello.

La calidad de vida en la vida de un pueblo

Ponele la firma, la gran duda es por la educación y por la salud, porque con la calidad de vida calculo que salís ganando 😍

(Rossodiseraok)

La mayoría parecen coincidir en que la vida en pueblos hace que en la balanza uno gana calidad de vida. Precisamente lo que ha cambiado con los años es que los pueblos hoy por hoy no representan el «atraso», o la demora en que los cambios de la modernidad lleguen. Hoy la tecnología permite cosas que antes eran imposibles. Obviedades como la comunicación instantánea, o el hecho de que vivir en un pueblo no signifique literalmente aislarse del mundo gracias a internet, y la conectividad, o la mejora en infraestructura respecto a décadas atrás. Y sobre todo porque mucha gente prioriza cada vez más la tranquilidad y la seguridad, además de la cercanía a la naturaleza, o directamente a tener un buen parque en nuestra misma casa. Además, comprar propiedades en pueblos es mucho más barato que hacerlo en grandes ciudades, con lo cual con menos presupuestos adquirimos mucho más espacio.

En resumen, hace ya varios años que la tendencia en mucha gente es pensar cada vez más a mudarse a pueblos, sin que ello sea un cambio fácil, ni que no conlleve cosas positivas y negativas por supuesto. De cualquier modo, yo me lo pienso cada vez más, aunque no como algo inmediato. No se que opinan, pero bienvenidos siempre los comentarios y el compartir experiencia de mudarse a pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *