La increíble ruta transpirenaica del Cantábrico al Mediterráneo

La ruta Transpirenaica es un auténtico sueño viajero por lugares únicos ideal para hacer en coche, en furgo, en moto, o hasta caminando. Esta ruta o itinerario te llevará por paisajes difíciles de olvidar: desde glaciares, lagos, puertos de montaña, crestas rocosas que se esconden entre las nubes. También por valles y pueblos con todo su encanto y como detenidos en el tiempo, saltos de agua, historia, leyendas. Creo que no se puede pedir más. Y a todo ello sumar el unir el mar Cantábrico con el Mediterráneo, con cualquiera de ellos como broche de cierre de la ruta.

Besalú es parte de la ruta Transpirenaica

Si hiciéramos la ruta Transpirenaica en línea recta serían unos 800 kilómetros. Pero lo cierto es que este itinerario uno lo puede organizar a gusto y con infinitas variantes, incluso cruzando tantas veces como un quiera la frontera para hacer tramos por Francia y por España. De hecho en esta ruta lo que menos importa es la velocidad y la rapidez porque hay cientos de desvíos que valen la pena siempre.

La belleza de hacer la ruta Transpirenaica en moto.

Sin dudas, que en cualquiera de las variantes en este itinerario, es posible y muy recomendable de hacer en moto. De hecho, quizás sea una de las rutas por España más bonitas para hacer en moto. Si estás pensando en preparar un viaje en moto desde cero, tal vez sea útil consultar un concesionario de motos de ocasión . Por cierto, en esta web donde también hay una amplia oferta de scooter de segunda mano, encontrarás distintos modelos aptos para un itinerario en esta ruta.

Si es tu primera vez planificando un viaje en moto, o en el transporte que elijas, puedes escoger tanto hacer un tramo completo, o en regiones acotadas como la del Pirineo catalán, aragonés o navarro. Siempre será lo mejor programar hacer tramos por vías principales, pero también aventurarse en caminos secundarios, o incluso hacer pausas o base en algún punto. Y permitirse hacer senderos de montaña.

Cómo hacer la ruta Transpirenaica.

Si comenzáramos desde el norte y el Cantábrico, un punto de partida podría ser el hermoso pueblo de Hondarribia. Allí está el faro de Higuer, uno de los puntos extremos de la ruta. Ye en dirección al Mediterráneo se recomienda entre tantas, una parada técnica en Zugarramurdi (el pueblo de las brujas), el valle del Baztán en Navarra, y la Selva de Irati (un inmenso bosque de hayas). Nadie quisiera dejar en el camino a pueblos tan bonitos como Ansó y Aínsa, o parques como el de Ordesa y Monte Perdido. Por cierto, en el blog también hay un post sobre cómo hacer una ruta por el Pirineo español a través de pueblos con encanto. La cantidad de variables, opciones y posibles paradas en el camino son infinitas. De hecho es muy probable que aún teniendo todo diagramado, en el camino surjan nuevos desvíos.

Ya casi «acercándonos» al Mediterráneo, otro punto de enorme belleza paisajística será el parque nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (en Cataluña), para proseguir por la ruta N-260 con su belleza escénica hasta la comarca de la Garrotxa. Nuevamente se sucederán los pueblos medievales que asombran como Besalú, o Castelfollit de la Roc, un pueblo emplazado al borde de un precipicio. La dirección final será el Cap de Creus y la belleza de Cadaqués en el encuentro con el Mediterráneo. Quizás sea este uno de los mejores lugares para celebrar el fin de ruta. Cadaqués es un pueblo encantador que siempre sale mencionado entre los más bonitos de España y del Mediterráneo.

Por cierto, del lado francés, la belleza no se quedará nunca atrás, atravesando por puertos de montaña como los de Tourmalet, Aubisque, Luz Ardiden, o Hautacam. Explorar la otra cara del paisaje del Pirineo más allá de la frontera casi que no es una opción, sino una obligación.

Cuánto tiempo toma hacer la Transpireneica en moto o coche.

Para empezar, 800 kilómetros se pueden hacer en un solo día en coche, o más razonablemente un par de días en moto. Sin embargo, en esta ruta nunca lo acertado será hacerlo rápido. Más bien se trata de disfrutar sin prisa, quizás en un mínimo de cuatro días. El ideal puede multiplicarse tanto como senderos, pueblos, valles, y paisajes deseamos explorar.

Pequeños pueblos sobre la ruta.

La mejor época para hacer esta ruta.

Sin dudas que una ruta por el Pirineo tendrá su mejor época en el verano y en media estación en cercanía del verano. Aunque muchos preferirán la primavera ya que es muy difícil que en esa época el calor agobie. Es el momento del año en el que más se disfrutará del paisaje, de vivir al aire libre, o si escogemos hacerlo en moto, de coincidir con la temperatura más apropiada.

Sin embargo, aún en verano, si vamos en moto o haciendo senderismo siempre será muy recomendable ir viendo el pronóstico del clima etapa a etapa. Es un clima que por su altura puede ser muy cambiante. Más aún si programamos cruces de alta montaña. Por su parte, el otoño y el invierno es la época más lluviosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.