Share on Pinterest

Sí, existe: hay una capital de un país autónomo (dentro del Reino de Dinamarca) en la que todo lo que uno pueda describir la hace parecer un sitio de algún lugar de fantasía: se llama Torshavn y está en un archipiélago pequeño y apartado a medio camino entre Escocia e Islandia, o entre Islandia y Noruega llamado Islas Feroe.

Y en esa capital pequeña (autopromocionada como “la más pequeña del mundo”) hay un centro histórico de construcciones de madera con techos de hierba.

Torshavn podría ser la capital de un reino imaginario con reglas irrepetibles en otros puntos del planeta. Pero todo es real. En cada rincón que voy conociendo de este archipiélago, disparo fotos para no olvidarlo, pero también para ayudar a que otros puedan creerlo: un lugar así existe.

En este apartado reino real-imaginario hay una capital con un centro que es un encantador barrio de casas de madera en color negro y rojo, con techos a dos aguas, y que parecen la escenografía de una historia fantástica de alguna cultura nórdica (en este caso la feroesa). Y aquí funcionan edificios de gobierno. Lo dicho: hay un país que se gobierna bajo techos de hierba.

Desde estas singulares islas estoy escribiendo este post y compartiendo las primeras imágenes de un viaje que pueden seguir en redes (en mi Instagram por ejemplo) bajo los hashtags #CaminosIncreibles y #Feroeincreible. Un viaje compartido con el blogger de viaje Juan del blog Acróbata del Camino en una dinámica para sumar puntos de vista.

Torshavn

Torshavn

Pero volviendo a este punto de partida del viaje, todo en este pequeño país en el Atlántico Norte resulta inusual y sorprendente. Empecemos por su barrio histórico en su ciudad capital. Situado en la histórica península de Tinganes y en el mismo lugar donde los vikingos celebraban asambleas desde el siglo IX, allí está el corazón desde donde se gobiernan todas las islas:

Torshavn

En la península y barrio de Tinganes (que se ve en forma panorámica en la imagen anterior), hay edificios gubernamentales bien conservados (un centro de madera que no ha sufrido grandes incendios en tiempos pasados, tal como ha sucedido en otros puntos y ciudades nórdicas en las que este tipo de barrios son un recuerdo).

Torshavn

Torshavn

Pero además de zonas de gobierno, también hay casas residenciales separadas con senderos rústicos entre hierba a los que solo se puede acceder de un modo peatonal. Un pequeño y encantador laberinto de suaves desniveles, con vistas hacia las zonas portuarias y embarcaderos del entorno, y la ciudad extendida tierra adentro de la isla.

Torshavn

Desde uno de los embarcaderos, se puede ver al fondo la península de Tinganes con sus casas rojas y techados de hierba:

Torshavn

Estamos en el área más céntrica de una capital de un país autónomo, y esa área trascendental (en términos políticos y administrativos) puede tener apenas unas calles angostas y asfaltadas donde el tránsito es un espejismo.

Torshavn

Volviendo a los particulares edificios gubernamentales, muchos de ellos son del siglo XV y XVII. Y a pesar de su importancia, apenas están identificados con una pequeña señal que indica “aquí es la oficina del primer ministro”, o el “ministerio de finanzas” (aquí mismo, debajo de los techos de hierba).

Torshavn

Y no tan lejos, hay pequeñas viviendas de pobladores que por pura tradición mantienen el estilo constructivo de antaño, especialmente los singulares techos de hierba.

Torshavn

Torshavn

Desde más lejos, así se ve Torshavn, la capital pequeña cuyo nombre se puede traducir como “puerto de Thor”, una referencia de la mitología nórdica al dios del trueno, desplazado posteriormente por la llegada del cristianismo. Un nombre que habla de más de mil años:

Torshavn

Y si salimos del centro histórico en la península de Tinganes, la pequeña ciudad guarda un particular estilo y colorido en sus construcciones más modernas:

Torshavn

Torshavn

Torshavn

Pero aún entre construcciones más recientes, asoman casas que conservan estilo y tradición:

Torshavn

O vistas que parecen una postal.

Torshavn

Torshavn

Si quieres enterarte que tan grande es esta pequeña capital, aquí tienes una toma desde sus “suburbios”. Toda esa urbanización es la capital, y apenas al salir de ella empiezan a verse más ovejas que humanos (en unas islas donde las ovejas son abrumadora mayoría en comparación con los feroeses):

Torshavn

Torshavn será la versión más “urbanita” de un pequeño “mundo perdido” en el que no es inusual que sus habitantes se sientan sorprendidos de la llegada de turistas desde puntos tan lejanos.

Feroe es un archipiélago dominado por paisajes abruptos, pastizales tan verdes como inverosímiles (tanto como podrían resultarnos en estas latitudes). Un país muy lejano (lejano de verdad, aunque tal vez no tanto en kilómetros de la Vieja Europa, lo está un poco más por las nada abundantes conexiones aéreas) donde la regla es vivir en pueblos en donde es más fácil que todos sus habitantes se conozcan, o que a la mañana canten los gallos o ladren los perros pastores (especialmente en los pueblos más apartados). Un paisaje rural donde los techos de las casas son tan verdes como las praderas.

Torshavn

Las Islas Feroe tienen guardado una colección de lugares bajo la categoría de “puntos fascinantes” del mundo, y que aún en pleno recorrido me tienen desconcertado en el mejor sentido (aquel que me descoloca en los parámetros de todo lo conocido y viajado anteriormente). Hay historias y lugares que iré contando en próximos posts y que los invito a no perderse (sigan las actualizaciones en Facebook a través de la fanpage 101lugares). En próximos posts una serie de lugares increíbles, sin salirse de este pequeño archipiélago ni correr distancias extensas.

(*) Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone, y están bajo licencia Creative Commons, lo que significa que las puedes compartir siempre citando al autor, y enlazando al post original y al álbum de fotos en Flickr.

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Busca ofertas de vuelos (mejora el precio con estos simples trucos)

4. Reserva Excursiones y tours con Viator

5. Envía tu consulta viajera

2 Comentarios

  1. Hola Matias soy Arg. como vos y ya me he comunicado con vos no importa si no te acordás. Hace pocos días leí no recuerdo si por correo o Facebook q comentabas de este lugar. Me llamo la atención el nombre jamas lo había oído comentabas de los techos de hierbas y me acorde cuando hice los países bálticos , Dinamarca etc , no recordaba donde había visto los techos de pasto incluso algunos con cabras arriba para cortar el pasto , pensé debe estar cerca . Ahora recibo por correo 101 lugares y sorpresa leo este insólito lugar , me acordé de vos incluso ahora recuerdo era facebook porque te escribáan varias personas conocidas incluso una tia te decia cuidate , estas lejos y veo q.son fotos y comentarios tuyos , Felicitaciones y seguí haciendo esto q. es hermoso ,te gusta y podés hacerlo . No te quejes como hace poco y yo te rete diciéndote No,estas haciendo lo q. Te gusta Suerte…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *