Share on Pinterest

Por momentos te pierdes en un callejón atemporal sin entender muy bien donde te encuentras (ni en que época). Pareciera que estás en una ciudad en la que no vive casi nadie. De repente sientes el bullicio que brota al girar la calle y parece que en esta ciudad viven casi todos. Retomas en un segundo la caótica, animada vida de la medina de Marrakech.

Marrakech

(*) Imágenes

Así puede ser un paseo por este laberinto de color rojo lleno de zocos, té a la menta disponible en toda mesa en la que decidas sentarte, aromas que compiten por atrapar tu olfato, y un ritmo ajetreado que te contagia: no es posible quedarse quietos, ni dan ganas de estar quieto. Caminar por la medina será una aventura para cada uno de nuestros sentidos: la necesidad de orientarse, el vendedor que lanza ráfagas de “hola amigo” a cada transeúnte, las motos que circulan como si no hubiera nadie mientras esquivan gente (o esperan que la gente se haga a un lado sin avisar), la señora que hace compras a un ritmo relajado y pausado, los mercados de frutas, verduras o carne fresca, y en los zocos, las artesanías y productos locales con rango de arte y mucha conversación.

Marrakech

Los invito a perderse en esta cantidad de fotos que hice en la medina de Marrakech para simular este paseo por la ciudad más famosa de Marruecos. (Por cierto, sigan mis viajes y fotos por mi Instagram donde cada día comparto un lugar increíble como este).

Nota: puedes leer la guía completa para viajar a Marrakech (con consejos y tips)

Una jornada por la medina puede empezar por una calle como esta:

Marrakech

O como esta;

Marrakech

Poco a poco te vas adentrando en este micromundo sin McDonald´s ni Starbucks (que si los hay en Marrakech, pero no dentro de su medina donde no se permiten ni tiendas ni construcciones que rompan con ese estilo preservado por siglos). Aquí se puede tomar té a la menta,  o es fácil comprar una alfombra, un una artesanía en hierro:

Marrakech

En resumen, un día (o varios) en Marrakech requiere estar preparado para caminar:

Marrakech

…Para hacer compras (como en cualquier lugar turístico que se precie, se aceptan tarjetas de crédito):

Marrakech

Para disfrutar del colorido y luminosidad de los zocos que rozan la “magia”:

Marrakech

Donde los productos a la venta están mayormente hechos a mano y “hecho en Marruecos”, en el mismo lugar donde lo compras para ahorrarte los costos de transporte:

Marrakech

Aquí las modas no son pasajeras:

Marrakech

Marrakech

En el día más nublado podrás encontrar una enorme gama de colores:

Marrakech

Al caminar, vas a descubrir que en la medina hay espacio para todos, y que es tan grande que los oficios y artesanos están ordenados por zonas: por ejemplo, esta es la zona de las herrerías:

Marrakech

O esta, la zona de las alfombras y tejidos a mano:

Marrakech

Marrakech

Y quieras o no, siempre terminarás caminando en algunas de las vías principales de los zocos, cada tantos puestos escucharás un “hola amigo”, saludo que puede disparar una operación de compra con precios variables según la pericia del caminante y el juego de la oferta:

Marrakech

Una aglomeración de puestos y productos a la venta donde todo tiene un precio “a regatear”, y donde hay productos auténticos y “no tanto”.

Marrakech

Donde cuando encuentras una terraza-café, vale la pena subir a tomar algo entre minaretes asomando en el laberinto:

Marrakech

Cuando quieres salir del zoco, te pierdes y vuelves a entrar, y cuando no lo esperabas, vuelves a salir.

Marrakech

Entre tanto ajetreo comercial, en la medina de Marrakech también hay puestos a la venta (si quisieras abrir un negocio en el zoco, siempre estás a tiempo).

Marrakech

Y como en todo mercado hay comidas (y olivas / aceitunas de todo tamaño y color):

Marrakech

Y claro, otros productos menos tradicionales:

Marrakech

Pero que nunca, nunca falte el colorido.

Marrakech

Mucho colorido:

Marrakech

Marrakech

Y cuando crees que estás perdido, de repente sales a la plaza de Yamaa el Fna, tal vez la plaza pública más animada que vi en mi vida. Porque si dicen que todos los caminos conducen a Roma, en Marrakech, todos los caminos te llevan a Yamaa el Fna. Y cada vez que camines o cruces esta plaza, encontrarás algo nuevo para ver (o saborear).

Marrakech

Al costado de la plaza hay cantidad de puestos de todo tipo, sobre todo restaurantes y cafés.

Marrakech

Pero dentro de la plaza, también hay cantidad de puestos de comida o zumos – jugos naturales.

Marrakech

Marrakech

La plaza Yamaa el Fna merece un hilo propio, porque es un espectáculo en sí mismo, con artistas a la gorra, encantadores de serpientes, músicos, mujeres tatuadoras….todo un emblema de Marrakech y de Marruecos. Pero mejor sigamos con el paseo por calles cercanas. Hay rincones que son para turistas, y otros solo para compras locales.

Marrakech

A veces, una calle que no promete nada te deja en rincones así (una de las lámparas a la venta tiene una mínima probabilidad de ser la de Aladino, que aunque historia de origen sirio, hace ilusión encontrarla por aquí):

Marrakech

Otras calles tienen curiosos decorados:

Marrakech

Y otras calles son apenas más tranquilas, pero siempre las edificaciones tienen esa tonalidad tan “rojo Marrakech”.

Marrakech

Por supuesto, hay una plaza entera dedicada a las especias.

Marrakech

Y cantidad de calles en el zoco que uno recorre una y otra vez sin aburrirse nunca:

Marrakech

Marrakech

Esta sería una escena de compras cotidianas:

Marrakech

Y en ese espejo salgo yo, esperando en un hamman (por cierto, no deberías regresar de Marrakech sin una experiencia de baño en un hamman, algo que podría contar en otro post).

Marrakech

Pero volviendo a las calles, hay tanto que ver y comprar que una buena recomendación es llevar espacio extra en la maleta:

Marrakech

Y claro, en Marrakech y otras ciudades de Marruecos, siempre hay cafés y restaurantes en terrazas tan singulares como este:

Marrakech

La torre de la mezquita Kutubía se destaca desde muchos ángulos, el edificio de culto más famoso de la ciudad, y una joya del arte almohade (la encontrarás muy fácil ya que está en uno de los extremos de la plaza Jamaa el Fna, aunque claro no podrás entrar si no eres creyente musulmán).

Marrakech

Pero encontrar minaretes no es nada difícil, ya que los hay en todas direcciones (otro momento inolvidable es el llamado al rezo desde los altavoces).

Marrakech

Para terminar les dejo como última imagen esta escena tan singular capturada en una de las tantas calles de Marrakech. Los tiempos cambian a Marrakech, pero Marrakech tampoco quiere cambiar tanto.

Marrakech-800px-8110

La medina (o casco antiguo) de la ciudad de Marrakech está declarada como Patrimonio de la Humanidad desde al año 1985, y posee una extensión enorme encerrada entre murallas.

Consejo para alojarse: les recomiendo hacerlo en algunos de los Riads dentro de la medina. Y es que encontrarán que la ciudad tiene una parte moderna extra murallas donde encontrarán hoteles de cadena, además de una ciudad con zonas renovadas y muy “occidentalizadas” si se quiere (en cuanto al tipo de comercio, consumo, etc.). Sin embargo los riads son una forma auténtica de vivir tu estadía en Marruecos. Los riads son antiguas casas y palacios dentro de la medina (muchos de ellos a puro lujo, y otros más asequibles), que tienen siglos de historia y fueron adaptados para ser hoteles. Para mí es la forma más especial de vivir una experiencia en Marrakech, reservar en algún Riads. Si bien es cierto que al estar en la medina suelen ser más difíciles de llegar, lo más fácil para solucionar este inconveniente es coordinar con nuestro riad la llegada. Algunos ofrecen servicio de taxi para recogernos en el aeropuerto y dejarnos en la puerta del hotel. Otros nos ofrecen esperarnos en algún punto de la medina para llevarnos hasta el hotel con un guía.

Buscar hoteles en Marrakech >> puedes hacerlo siguiendo este enlace para reservar alojamiento en Marrakech (no olvides mirar o filtrar hoteles para encontrar un Riad dentro de la medina) (**)

Por cierto, también les recomiendo que vean la galería de imágenes en la ciudad de Fez, otra de las joyas de mi viaje de 20 días por Marruecos. Y por supuesto, pueden dejar preguntas en comentarios si están pensando en un viaje a Marrakech o a Marruecos.

(*) Imágenes Matías Callone (bajo licencia Creative Commons)

(**) Este enlace saliente permite reservar servicios de terceros bajo el sistema de afiliados. Esto no implica ningún costo extra para nuestros lectores y nos permite seguir creciendo con el blog para contar más lugares increíbles .

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *