7 imperdibles en la ruta del Adobe en Catamarca entre Tinogasta y Fiambalá

Les contaba en un post reciente sobre mi viaje por Catamarca y las diferentes rutas que hice en la provincia. Catamarca es una provincia para explorar especialmente en coche, ya que es inmensa, y en gran parte de su territorio, con pueblos espaciados y paisajes desolados apenas uno se aleja de esos poblados. Entre las rutas escénicas de la provincia, hay paseos llenos de historia, patrimonio y arquitectura interesante combinada con el marco de los paisajes de montaña. Una de estos itinerarios es el recorrido de la Ruta del Adobe que les voy a contar en detalle en este post.

Antes de seguir, en el blog encontrarán el detalle de las otras rutas que hice por Catamarca. Por ejemplo, el detalle para atravesar la mítica ruta 40 visitando sus pueblos, ciudades y paisajes. O también, el detalle de la que para mí es una de las rutas más increíbles de Catamarca, la ruta 43 que te lleva a la Puna Catamarqueña. Sigan estos enlaces si quieren saber de mi experiencia de viaje y consejos por esas rutas imperdibles.

Y antes de seguir también les comento y comparto la guía para viajar por la provincia de Catamarca que seguro les será útil si están pensando en conocer esta provincia. Allí dejo todos los consejos sobre las rutas y atractivos de esta provincia y como organizarse para conocerlos.

¿Qué es la Ruta del Adobe?

Esta ruta o paseo es un circuito cultural, histórico y turístico de la provincia de Catamarca. Se trata de un recorrido que te lleva por la historia de esta región a través de varios siglos en los que conocerás edificios históricos de adobe restaurados, sitios arqueológicos, construcciones religiosas y civiles que marcaron la historia y el destino de la región. Todo además con el marco del paisaje de montaña característico de Catamarca, y uniendo además dos ciudades como Tinogasta y Fiambalá. Ambas son punto base perfecto para explorar aún más la región, llegar a sitios cercanos fascinantes, como las dunas de Tatón, las termas, o proseguir a otros itinerarios como la Ruta de los Seis Miles al Paso San Francisco.

recorrido de la Ruta del Adobe

¿Dónde comienza la Ruta del Adobe en Catamarca?

El recorrido de la ruta del Adobe en Catamarca no es demasiado extenso y de puede hacer bastante fácil. Por ejemplo, si estás atravesando la ruta 40, en el cruce con la ruta 60 deberías tomar el desvío en dirección a Tinogasta o Fiambalá para atravesar la ruta del Adobe. De hecho, estrictamente, la ruta del Adobe comienza en Tinogasta hasta llegar a Fiambalá, siempre a través de la ruta 60.

En estos kilómetros se concentran varios atractivos históricos, edificios construidos en adobe que van desde iglesias, hasta cantidad de viviendas junto a la ruta (muchas de ellas están abandonadas), o hasta enormes haciendas que esperan por ser restauradas. Esta ruta o circuito está declarado como Patrimonio Cultural y Turístico de la provincia desde el año 2002.

Ruta del Adobe

Cuantos kilómetros tiene la Ruta del Adobe (y cuanto tiempo para hacerla)

Cómo decía, el recorrido de la Ruta del Adobe se despliega entre Tinogasta y Fiambalá en la provincia de Catamarca, y suma 50 kilómetros. Es un itinerario breve que se puede hacer en unas pocas horas, pero dependerá de cuanto nos demoremos para conocer cada punto de la ruta.

Ahora bien, si hablamos de tiempo para dedicarle a esta ruta, la realidad es que el itinerario en sí puede tomar una tarde o un día completo si nos tomamos nuestro tiempo en cada punto de la ruta. No solo para conocerlos, sino para disfrutar a paso lento, hacer picnic, turismo en las ciudades y demás. Ahora bien, tanto Tinogasta como Fiambalá pueden ser base para explorar el entorno por varios días, además de la ruta del Adobe. Hay dunas gigantes, termas, otras rutas escénicas, pueblos. Podríamos hacer noche en Tinogasta, y luego par de noches en Fiambalá por ejemplo. Más abajo explico otras cosas que hacer en estas dos ciudades, pero ahora sí, empezamos con la ruta del Adobe.

Recorrido por la ruta del Adobe

Todas las paradas de la ruta del adobe en Catamarca están relativamente cerca unas de otras. Son pequeños tramos en auto. Todo el itinerario está señalizado con indicaciones en cada lugar de interés. Y mientras que la mayoría de puntos de la ruta están restaurados, otros como el Mayorazgo de Anillaco espera por ser restaurado, pero de cualquier modo se puede visitar igual.

Empezando en Tinogasta, 1. Tinogasta Casagrande Hotel de Adobe, 2. Oratorio de los Orquera (en El Puesto), 3. Capilla Virgen del Rosario de Andacollo, 4. Mayorazgo de Anillaco, 5. Ruinas de Watungasta, 6. Iglesia de San Pedro (Fiambalá), 7. Comandancia de Armas (Fiambalá)

Mapa de la ruta del Adobe

Qué ver en la Ruta del Adobe

Creo que todo el recorrido de la ruta 60 hasta Fiambalá podría considerarse como parte de la ruta del adobe. Es que todo el tiempo veremos casas antiguas de adobe junto a la ruta, algunas abandonadas, otras habitadas, así como pequeños parajes. Sin embargo, hay 7 atractivos principales que ver en el recorrido por la ruta del adobe que paso a detallar.

Tinogasta Casagrande, el Hotel de Adobe

El actual hotel Tinogasta Casagrande se encuentra en la histórica ciudad de Tinogasta. Construido en el siglo XIX, el que hoy es un hotel es un ejemplo de la arquitectura colonial que se ha mantenido en excelentes condiciones a lo largo de los años.

Hotel Tinogasta Casagrande

El edificio actual no siempre fue un hotel. La construcción original es del año 1897 y fue erigido como el batallón de Cazadores de los Andes, una base con fines defensivos en el contexto del conflicto limítrofe con Chile.

Desde hace unos años, es un hotel, situado en el centro de la ciudad, a poca distancia de la plaza principal del pueblo. Más exactamente en la esquina de las calles Moreno y Constitución. Hoy cuenta con 10 amplias habitaciones privadas decoradas con detalles típicos de la zona, como alfombras y cortinas tejidas a mano, así como con techos y paredes de adobe que mantienen el ambiente fresco, una ventaja de este tipo de construcciones.

Tinogasta puede ser un buen punto para hacer base y explorar la zona, así como este hotel un sitio perfecto para alojarse.

Aquí puedes ver precios y reservar en el Casagrande Hotel de Adobe

Oratorio de los Orquera (en El Puesto)

El siguiente punto en el recorrido por la ruta del Adobe es el Oratorio de los Orquera. Para llegar tendremos que seguir desde Tinogasta hasta el poblado de El Puesto. El oratorio es una iglesia construida en el siglo XVIII con las tradicionales técnicas de construcción en adobe. Esta iglesia es un ejemplo único de la arquitectura colonial en la región, y fue construida por la familia Orquera en honor a la Virgen de la Merced.

Oratorio de los Orquera en la Ruta del Adobe

Su construcción es un testimonio de la habilidad y el conocimiento de los constructores locales en el uso de materiales naturales y técnicas de construcción tradicionales. La iglesia cuenta con una sola nave, un campanario y un pequeño altar con una imagen de la Virgen.

Ruta del Adobe

Además de su valor histórico y arquitectónico, el Oratorio de los Orquera protagoniza un paraje que nos hará sentir como en un viaje a otros tiempos. Además de recorrer el pueblo, al visitar el oratorio se puede entrar a una pequeña sala contigua donde funciona un museo de objetos que cuentan la historia del lugar, así como una tienda de productos regionales.

Ruta del Adobe

Ruta del Adobe

Capilla Virgen del Rosario de Andacollo

Siguiente punto de la ruta y a solo unos minutos, esta capilla de adobe, es preciosa y está dedicada a la Virgen del Rosario de Andacollo. Y al visualizarla en el lugar, cuesta entender su situación tan aislada ya que está en medio de un paraje desolado (La Falda), en el marco de montañas de fondo. Está a solo 19 kilómetros de Tinogasta y fue construida en la primera mitad del siglo XIX.

Capilla Virgen del Rosario de Andacollo

Ruta del Adobe

Ruta del Adobe

La explicación de su ubicación tan desolada entonces como ahora, es que fue un punto de descanso y de peregrinación en la ruta que conectaba con Chile cuando por supuesto no existía ni la ruta (solo un rústico camino) ni era posible otro transporte que la tracción a sangre. Una auténtica posta religiosa y un joya histórica, por sus dos torres y el rústico retablo en su interior.

Aunque en décadas recientes estaba en mal estado, fue completamente restaurada dentro del proyecto turístico e histórico de la Ruta del Adobe.

Mayorazgo de Anillaco

Quizás la primera confusión sería que existe un pueblo de Anillaco homónimo en la provincia de La Rioja. Este es el Anillaco de Catamarca, y está muy cerca de la capilla anterior. Apenas cruzando la ruta desvía el camino por dos kilómetros hasta esta imponente ruina de adobe. La Residencia y Mayorazgo de Anillaco hay que imaginarla en el siglo XVIII tan en medio de la nada y solitaria, como una fastuosa finca agrogranadera.

Mayorazgo de Anillaco

Ruta del Adobe

La enorme construcción en ruinas y por restaurarse, tenía fines residenciales, ganaderos y también religiosos. Allí está la iglesia de Anillaco, que siendo del año 1712 es la más antigua de Catamarca, y declarada como Monumentos histórico Provincial. Es otra de las joyas de la Ruta del Adobe con sus paredes de un metro de espesor, y su retablo completamente de adobe.

Ruta del Adobe

Ruta del Adobe

Ruta del Adobe

La iglesia del Mayorazgo sí está restaurada y bien conservada. Y junto al mayorazgo funciona un punto de información donde venden productos regionales.

Esta es una foto que hice al costado de la ruta del adobe:

Ruta del Adobe

Ruinas de Watungasta

Estas ruinas están poco o nada señalizadas, aunque está muy cerca de la ruta. Es un yacimiento arqueológico que a pesar de estar declarado Monumento Histórico Nacional está bajo el desamparo total, sin inversión en su puesta en valor, ni centro de visitantes. Son los restos de un asentamiento en la confluencia de la Quebrada de La Troya con el valle de Abaucán y para localizarlo quizás sea mejor activar el GPS con las indicaciones en nuestro teléfono (si es que la señal y el clima nos acompaña).

Ruinas de Watungasta Catamarca

Ruta del Adobe

Es un asentamiento previo a la colonización española, bajo el dominio inca. Hoy se puede conocer estacionando nuestro auto junto a un alambrado que hay que cruzar, para caminar hasta una especie de montículo desde donde se puede observar la disposición de las rocas en antiguos muros. Había una doble plaza de armas, edificios pequeños y más grandes que hacían de depósitos, y viviendas.

Ruta del Adobe

Después de recorrer este lugar, me ilusiono con que algún día sea puesto en valor, protegido. Y que mientras tanto, no siga siendo saqueado ni destrozado, que ya bastante tiene con la erosión y las inclemencias del clima.

Iglesia de San Pedro (Fiambalá)

Un par de kilómetros antes de llegar a Fiambalá, notaremos la silueta de la restaurada Iglesia de San Pedro, del año 1770. Esta iglesia también se ve preciosa y bien restaurada. Fue construida por el capitán realista Domingo Carrizo. Es un ejemplo perfecto de arquitectura colonial del siglo XVIII. En su interior observaremos distintas pinturas cuzqueñas e imágenes religiosas.

Iglesia de San Pedro en Fiambala

Comandancia de Armas (Fiambalá)

Exactamente al lado de la iglesia de San Pedro, está la Comandancia de Armas de Fiambalá, del año 1745. Es el atractivo final de la Ruta del Adobe. Fue un complejo con fines defensivos con distintas construcciones que marca la historia del lugar. Posee dos salas principales que hoy son museo.

Comandancia de Armas

Qué más ver y hacer en Tinogasta y Fiambalá.

Además de la ruta del adobe, y de explorar cada uno de estos poblados, recorrer su plaza principal, degustar productos regionales, hay mucho más que hacer en el entorno. Por ejemplo, y como comentaba, se puede dedicar un día completo a hacer la Ruta de los Seis Miles hasta el paso San Francisco, uno de los recorridos más fascinantes que uno puede hacer en auto por la provincia. Esta ruta está completamente asfaltada y se puede hacer por libre. Al comienzo de esta ruta, atravesaremos paisajes fascinantes como la Quebrada de las Angosturas, o el Cañón del Indio, un sendero que se inicia a poco de la ruta, y que toma una hora entre ida y vuelta.

En la foto pueden ver la plaza principal de Tinogasta:

Tinogasta en la Ruta del Adobe

Otra excursión, esta vez en 4×4, es llegar por ripio hasta el Balcón del Pissis, un paisaje natural que en mi caso, me quedó pendiente para un próximo viaje a Catamarca, pero que no puedo dejar de mencionar. Ya más cerca de Fiambalá, están las dunas y desierto de Tatón, las famosas termas de Fiambalá, o un itinerario por pueblos de la región.

En la foto, la plaza principal de Fiambalá y su entorno de montañas:

Fiambalá en la Ruta del Adobe

Para conocer la Ruta del Adobe, así como Tinogasta, Fiambalá y su entorno, bien podríamos pensar en quedarnos varios días y hacer al menos tres o cuatro noches en esta región de Catamarca.

Para alojarse en Fiambalá les dejo dos recomendaciones: la primera son apartamentos cómodos y modernos en el Complejo San Antonio. La segunda opción es una recomendación más económica en Residencial Doña Goyita (dónde hice tres noches, un sitio cómodo, y su dueña, Doña Goyita, super amable, servicial y siempre dispuesta a ayudar en recomendaciones de la zona con muy buena información).

Para dudas o consultas para organizar un viaje por Catamarca, no duden escribir en este post, que responderé lo antes posible.

2 comentarios de “7 imperdibles en la ruta del Adobe en Catamarca entre Tinogasta y Fiambalá

  1. Hugo Alberto Veinticcinque dice:

    El próximo domingo 26 de Junio del 2023 viajo a Catamarca, me voy alojar en Londres…y de ahí saldre hacer paseos con mi esposa. También llevaré mi equipo de fotografía…y te comento si te interesa y hacemos un ida y vuelta de distintos lugares recorridos. La verdad me gustó tu página.

    • Matías Callone dice:

      Respecto a esta pregunta de si vale la pena sin hacer todos los tours, mi respuesta es que sí, solo el recorrido de la ruta 43 que está asfaltada ya es alucinante, y podrás disfrutar de eso, o de recorrer el entorno de los pueblos en las partes de camino que están buenos, definitivamente para mí sí vale la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *