¿Conviene tren o avión para viajar por Europa?

A raíz de que termino de publicar un post sobre transporte en el viejo continente, me han preguntado si conviene tren o avión para viajar por Europa.

Ventajas del tren o avión por Europa
(*) Una foto que hice en la Estación Atocha en Madrid

En concreto he publicado el post sobre cómo recorrer Europa en tren (con tips y consejos para ahorrar con pases y abonos), y en redes me han consultado mi recomendación. Lo de «qué conviene» creo que primero requiere una aclaración. Me imagino que la consulta se refiere a la conveniencia en términos económicos, así que voy a empezar a aclarar ese punto.

Tren o avión para viajar por Europa según los precios

Todo es cuestión de hacer cálculos: por ejemplo el precio de tren o avión puede variar según el momento en que uno compra. En ambos transportes el sistema de ventas de billetes determina el precio en función de la oferta y demanda, la fecha de anticipación con la que compramos, etc.

Ahora bien, me animo a decir que si viajamos con solo una mochila o carry on de mano, probablemente si nos anticipamos a comprar el precio de Aerolínea será más barato que el tren. Pero hay otros puntos a tener en cuenta.

Si viajamos con más equipaje, las aerolíneas low cost tienen recargos por kilos y bultos que pueden subir el precio final. Son los extras del precio final que pueden hacer muy distinta la ecuación. A ello hay que sumar traslados al aeropuerto (cuando las estaciones de tren están en el centro de ciudades y muchas veces el gasto de traslado es mínimo). Lo que quiero decir es que si sumamos todos esos gastos de viajar en avión, el precio final puede ser parecido con el tren, o incluso el tren más barato (siempre estimando que compramos el ticket con anticipación.

El tren en Europa puede ser más económico comprando abonos.

Si planificamos un viaje largo por Europa (pueden leer el post sobre como organizar un viaje por Europa), entonces mi recomendación es evaluar seriamente la posibilidad de comprar pases de tren como Eurail o Interail. Sobre estos pases y abonos explico en el post enlazado desde el primer párrafo.

Por ejemplo dentro el Eurail (el pase de tren para viajeros que no residen en la Unión Europea) existe el Eurail Global Pass, que te permite viajar por 33 países de Europa de forma flexible pagando un abono (con ciertas condiciones claro). Estos pases son muy prácticos porque te permiten viajar con un mismo abono gestionando tus viajes en tren desde una app de teléfono.

>> Puedes ver los precios y comprar el Eurail Global Pass

En resumen, existe la posibilidad de reducir mucho el costo promedio de un tramo de tren con estos abonos, y disfrutar de las ventajas y comodidad del tren que explico en el segundo punto.

El tren tiene ventajas extras, más allá de su precio.

Después de todo tal vez no todo sea cuestión de precios si dudamos entre escoger tren o avión para viajar por Europa. Creo que hay un punto en el que el tren gana por lejos con respecto al avión: me refiero al placer de disfrutar el viaje y el transporte.

Para mí viajar en tren es un momento bonito del viaje en sí mismo: disfrutar del paisaje a través de la ventanilla es también conocer un destino, una región. Atravesar pueblos bonitos, disfrutar del paisaje, de observar la vida local. El tren es en mi opinión una de las formas más bonitas de viajar por Europa. Y si se me permiten decirlo (y si se lo pueden permitir) de algún modo eso no tiene precio. Creo que me entenderán.

Además de todo esto hay otras ventajas del tren que hacen más placentero el viaje: los traslados a la estación suelen ser más simples y breves que un traslado al aeropuerto, los controles de tren son más agradables (que los controles en aeropuertos), los riesgos de perder un equipaje son más reducidos, los tiempos de espera y anticipación para el vieja más breves, etc.

Viaja seguro y con descuento para nuestros lectores 

>> cotiza tu seguro de viaje IATI con 5% de descuento desde aquí

Conclusión final: ¿tren o avión para viajar por Europa?

Todo es cuestión de hacer nuestros cálculos en función del presupuesto. Mi consejo es anticiparse a reservar los billetes (tanto de avión o tren) al menos dos meses y hacer pruebas para ver los precios por tramos tanto en avión como en tren. Tener en cuenta las variables que comento en este post, y finalmente decidir. Si los precios son similares, o incluso el tren es apenas un poco más caro, me inclino definitivamente por el tren. Si lo que queremos priorizar es el traslado rápido, el viaje en avión siempre será más breve (igualmente hay que calcular las horas de traslado y espera en aeropuertos). Teniendo todos esos datos para escoger, la decisión final está en cada uno.

Y por cierto, en el blog también hay un post con 21 consejos para viajar por Europa (que incluye recomendaciones para ahorrar)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *