Edimburgo, una de las capitales más bonitas (razones para visitarla)

Este es un post inspiracional sobre razones para visitar Edimburgo, la capital de Escocia que creo es una de las capitales más bonitas que pude conocer en Europa. Y no por nada es la segunda ciudad más visitada de Reino Unido después de Londres. Con inspiracional me refiero a que busco despertar las ganas de conocer esta ciudad o sumarla a nuestro radar viajero.

*Una vista hacia el Old Town (foto Matías Callone)

Edimburgo es la capital de uno de los cuatro países que componen el Reino Unido (me atrevo a decir no tan unido, porque Escocia vive debatiendo y ha llevado recientemente a plebiscito su posible independencia, consulta que podría retomar en breve).

Pero en fin que esto no va de profundizar sobre división política sino de inspiración precisamente. Estas son las razones esenciales que creo suman para visitar Edimburgo y que a mí tanto me impactaron.

Es una ciudad con estilo propio.

Si me siguen desde mis redes o mi Instagram cuando cuento mis viajes al momento, sabrán que yo no soy tan citadino. Es decir, saben que me gusta mucho eso de pueblear y explorar zonas rurales o culturas más en su esencia ancestral. Para que una ciudad me atrape y enamore tiene que tener su estilazo: arquitectura propia, una cultura urbana muy singular. Por decirlo de otro modo, hay ciudades, sin importar su tamaño, que me enamoran o que al menos me parecen que tienen un «lenguaje propio» que las trasciende.

Me ha pasado con Buenos Aires, con Barcelona (quien podría negar que no tiene un estilo inconfundible), Estambul, o hasta Jerusalén con su mixtura tan única. Y también me ha sucedido con Edimburgo. Fue amor a primera vista, y mi mejor forma de medirlo es que no puedo parar de caminarla y disparar fotos tal como sucedió esa semana de idilio que tuve en Edimburgo.

Un casco antiguo monumental.

Que decir del casco antiguo de Edimburgo. No es tan grande como otras capitales más pobladas. Pero su casco antiguo es monumental y situado en un lugar más que especial. Es un área donde millones de años atrás el magma volcánico formó elevaciones rocosas. Hoy se destaca sobre la peña rocosa y en lo alto el Castillo de Edimburgo, y hacia abajo, en lo que fue un pantano, los jardines de Princes Street. El Old Town y el área de New Town hoy son Patrimonio de la Humanidad, y no cuesta entenderlo al caminar. Es una maravilla de casco histórico. Sobre todo no olvidaré caminar tantas veces por el Old Town y perderme en los callejones llamados closes o wynds, con sus estrechas escalinatas colina abajo.

Otro aspecto llamativo son las construcciones de varios pisos, algunas de ellas desde el siglo XV. Nacieron como una solución a la falta de espacio para convertir a Edimburgo en una de las pioneras ciudades con edificaciones de varios niveles.

Un ciudad con mil historias.

Edimburgo cuenta mil historias a través de casas donde vivieron personajes célebres (ejemplo es la casa del escritor Robert Louis Stevenson que se puede visitar), sitios históricos en los que hoy funcionan museos. Hasta los cementerios son todo un catálogo de sitios de interés. Es que los cementerios de Edimburgo son tan atractivos a nivel visual como por las historias más macabras o de «fantasmas» que cuentan en muchos tours guiados, o las tumbas de personajes históricos descansando en cementerios como el de Canongate (allí está la tumba de Adam Smith), el poeta William McGonagall en Greyfriars (también famoso por algunas referencias de la saga de Harry Potter), o los restos del filósofo David Hume en el Cementerio de Calton.

Curiosidad aparte, la «tumba» de la famosa oveja Dolly se encuentra embalsamada en una vitrina del Museo Nacional de Escocia. Y mucho más que cementerios, en todo caso recomendaría hacer algún tour guiado por Edimburgo porque tantas historias a cada paso nos desbordarán.

Una ciudad con una atmósfera muy singular.

Quienes caminen por la ciudad durante varios días entenderán a lo que me refiero. Recuerdo que algunos me comentaban en mis fotos de Edimburgo en las redes que veían a la ciudad muy gris, bucólica. Si bien la ciudad tiene enormes parques preciosos, o barrios pintorescos como el Dean Village, las calles del Old Town tienen una atmósfera particular: edificaciones de tonos grises, sin arbolado ya que suelen ser calles estrechas. Si a ello agregamos que como dicen los habitantes de Edimburgo, el sol no suele durar mucho tiempo, las jornadas un poco grises pueden ser recurrentes. A ello sumemos la niebla que puede inundar la ciudad de un momento a otro. La llaman «haar» y suele ser bastante impredecible. Haar es la bruma marina que avanza desde el mar, que no está nada lejos de la ciudad.

Para mí toda esa atmósfera algo gris en la parte antigua, especialmente en los closes y su entramado medieval, sumado a la arquitectura hace una ambientación fascinante que da mucha personalidad a la ciudad. Y quien quiera verde y espacios alegres, no tardará en encontrar parques preciosos y extensos con solo caminar unos minutos. Porque Edimburgo tiene parques por todas partes.

Festivales de Verano en Edimburgo.

Algunos de los festivales de verano más concurridos de Europa suceden en Edimburgo, tanto es así que la ciudad duplica su población cada agosto y todo se vuelve un bullicio que no todos sus habitantes aprecian demasiado. El Festival de Edimburgo en simultáneo con el festival Edimburgh Fringe despliegan una agenda inabarcable de manifestaciones artísticas, teatrales, conciertos, recitales, óperas. Si hay un buen momento (aunque también cotizado) para visitar la ciudad, ese es el verano y su agenda de festivales.

Viaja seguro y con descuento para nuestros lectores 

>> cotiza tu seguro de viaje IATI con 5% de descuento desde aquí

Un mundo en torno a Harry Potter.

No quería dejar de mencionar que Edimburgo es el lugar donde nació la historia de Harry Potter. O al menos el lugar donde la autora Rowling escribió gran parte de las primeras tramas de la saga. Y algunos lugares de la ciudad, sirvieron de inspiración o dan forma a la ambientación de varios espacios en las novelas. Existe de hecho una ruta turística de Harry Potter en la ciudad. Y aún si no sigas un tour, encontrarás referencias a la novela por cada rincón. Por ejemplo, hay varios bares en donde Rowling se sentaba a escribir y que hoy explotan de algún modo ese hecho histórico anunciando el «aquí escribió Rowling parte de las novelas de Harry Potter» en sus vitrinas.

También hay calles como Victoria Street donde se cree están ambientadas partes de las novelas.

Y varios edificios que merecen visitarse por ser parte la inspiración de la autora, pero también por ser construcciones notables: George Heriot`s school, la Universidad de Edimburgo, el Hotel Balmoral, entre otros sitios. Y la fiebre por Harry Potter es tal que no faltan incluso bares o cafés que en modo escéptico ponen un anuncio en su entrada «aquí no estuvo escribiendo Joanne Rowling».

Este es apenas un aperitivo de todos los atractivos de la ciudad de Edimburgo que prometo ampliar en nuevos posts :).

3 comentarios de “Edimburgo, una de las capitales más bonitas (razones para visitarla)

  1. Vueltia dice:

    ¡Gracias por estes post! Edimburgo es una ciudad a la que le tenemos mucho cariño y este texto nos ha hecho viajar a la ciudad (aunque sea de forma virtual). Ojalá pronto poder recorrer en persona la Royal Mile, Cowgate, Princess Street, Grassmarket y todos los lugares mágicos de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *