Share on Pinterest

Hoy les comparto una mención, un pequeño rincón que es singular por estar construido debajo de una gran roca (que hasta parece aplastarlo). Se llama Puig de la Balma y es una masía construida utilizando la pared de un acantilado como como resguardo. Está situada en la Comarca del Bages, provincia de Barcelona (y además está a un paso de la ciudad de Barcelona).

Las masías son un tipo de contrucción característica de las zonas rurales que es posible encontrarlas en toda la zona este de la península ibérica, en el sur de Francia, y que son muy frecuentes en Cataluña. Se trata de construcciones aisladas ligadas a alguna explotación agraria y ganadera que llevaban adelante familias de generación en generación.

Es sabido que estas construcciones que pueden tener varios siglos de historia (muchas están en pie desde tiempos medievales) hoy tienen diferentes utilidades: casas familiares, hoteles, sitios de interés histórico, cultural, o tantas otras masías que también quedan abandonadas y derrumbándose con el paso del tiempo.

Puig de la Balma, Mura

Imagen Angela Llop via Flickr (bajo licencia Creative Commons)

La Masía Puig de la Balma es completamente singular por su emplazamiento, un rasgo que la vuelve en un atractivo en sí mismo. Situada en pleno Parque Natural de Sant Llorenc de Munt i l´Obac, con ocho siglos a cuesta, y veintiséis generaciones es además de un edificio curioso un edificio con historia.

Una publicación compartida de J.Láuz (@mataro2012) el

Una publicación compartida de Manel Badenas (@jmbadenas) el

Una publicación compartida de Manel Badenas (@jmbadenas) el

Muchas de las masías reservaban la primera planta para las tareas propias del campo, y el segundo piso para vivienda (y hasta un tercero para granero). Por ello las masías suelen ser contrucciones muy grandes y llamativas. Incluso es posible encontrar masías con torres defensivas o hasta pequeñas murallas.

En cuanto a su historia, la noticia más antigua registrada de esta construcción es del año 1278. Y la época de esplendor se estima entre los siglos XIV y XV. La edificación actual es de la época alta medieval con elementos prerománicos. Pero también tiene algunas modificaciones posteriores.

 

 

En el blog menciono esta masía en particular simplemente por su curiosidad de estar junto a un acantilado (o debajo de él), además de atractivo de la construcción reconocido dentro del inventario del patrimonio arquitectónico de Catalunya. Hoy la Masía Puig de la Balma funciona como un alojamiento rural, por lo que es también una oportunidad de disfrutar del entorno agreste en un edificio único que (curiosidad) fue utilizado en el rodaje de la película Pan Negro. También funciona allí un museo que refleja la vida rudimentaria en tiempos pasados, por lo que si aún no pensáramos en alojarnos, es una buena excusa para conocerla.

Para finalizar, aquí tienes en el mapa la ubicación de esta masía “escondida”, exactamente en el municipio de Mura, y a unos 75 kilómetros de la ciudad de Barcelona:

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *