Share on Pinterest

Hay una frase de Robert Louis Stevenson que afirma: “No existen tierras extrañas, es el viajero el único que es extraño”. Es precisamente lo que podríamos reflexionar al pisar un sitio como Saná, la capital de Yemen (también escrito como Sanaa, Sana‘a o Sanaá). Seguramente sentiremos que estamos en un mundo extraño, pero seremos nosotros la única rareza del lugar.

Son pocos los paisajes urbanos que quedan en el planeta, que puedan hacernos sentir en “otro mundo” y en “otros tiempos”. En la selección de fotos que sigue verás uno de los últimos destinos posibles donde la arquitectura no tiene absolutamente nada que ver con cualquier ciudad que hayas visto antes. Y es precisamente por sus diferencias, pero además por sus conflictos internos, uno de los destinos increíbles (con más potencial turístico) menos visitados del planeta. Tan poco visitado, que caminar pos sus calles con nuestros rasgos “foráneos” nos puede transformar en una auténtica rareza para los locales (emulando la frase del primer párrafo).

shutterstock_102886166

Copyright: Oleg Znamenskiy (*)

Todo nos parecerá un sitio modelado como escenografía de Las mil y una Noches. Sobre todo por esa arquitectura tan singular, reconocida como Patrimonio de la Humanidad, tal vez la ciudad más bella de todo Oriente Medio. Visitar Yemen, y su capital Saná, será sin dudas un viaje a la Arabia profunda, un rincón del planeta que pareciera vivir en tiempos de turbulencias de todo tipo (que perduran en el tiempo). Conflictos que incluso han impactado en forma violenta en algunas de las edificaciones. Pero Saná seguirá siendo con sus casas torres de hasta ocho pisos de fachadas con una decoración única, una joya de la Península Arábiga como pocas. Sus pisos se elevan con ladrillos de barro y ventanales decorados con adornos de cal y vitrales de colores, en cientos de edificaciones que tienen como marco final las montañas.

sanaa-yemen-2

Copyright: sunsinger (*)

sanaa-yemen

Copyright: Oleg Znamenskiy (*)

La ciudad, a su vez, es toda una curiosidad, con sus decenas de zocos y mezquitas. Pero sobre todo, con detalles arquitectónicos llamativos en todo nivel. Toda la ciudad es un completo centro cultural islámico, tanto así como para ser también reconocida como capital árabe de la cultura en el año 2004. Lamentablemente, tanta joya urbanística también está catalogada como Patrimonio de la Humanidad en peligro, sobre todo por los conflictos y la tensión política que ha generado destrucción en algunos puntos de la ciudad de la mano de bombardeos recientes.

sanaa-yemen-3

Copyright: Claudiovidri (*)

Mirando sus fotos, no es nada difícil maravillarse una y otra vez. En todas partes hay vestigios de su riqueza histórica, una de las ciudades más antiguas de Yemen, en actividad desde el siglo VI antes de Cristo (Saná es una de las antiguas ciudades del Reino de Saba), conservando a lo largo de siglos una posición de peso estratégico en la historia del país (en tiempos más recientes, se convierte en  la capital de la República Árabe de Yemen desde el año 1662, y del Yemen unificado desde 1990).

sanaa-yemen-capital

Copyright: Vladimir Melnik (*)

sanaa-viajes-yemen

Copyright: javarman (*)

Situada en las montañas de Yemen, Saná es la puerta de entrada al país. Pero si pensamos en visitas turísticas, hay consideraciones en cuanto a la seguridad más que importantes: es un destino en conflicto que está considerado peligroso por la mayoría de las recomendaciones emitidas por gobiernos de todo el planeta. Hay células políticas que utilizan la violencia entre sus métodos para ejercer presión, y casos (aunque aislados) de secuestros a turistas occidentales. Las recomendaciones elementales pasan primero por informarse y aguardar a que la situación de seguridad se estabilice, pero si aún insistimos en viajar, lo mejor será hacer visitas guiadas con empresas reconocidas. Ante tanta alerta, tal vez sea bueno aclarar que la mayoría de los yemeníes es gente receptiva y amable con los visitantes, algo que se encargan de destacar en guías y experiencias vivenciales en el lugar.

shutterstock_265462316

Copyright: Anton_Ivanov (*)

sana-yemen

Copyright: Oleg Znamenskiy (*)

Más allá de las consideraciones de seguridad, lo tentador de un destino como Saná se hace evidente en cada imagen, uno de los últimos países del planeta alejados de la industrialización, donde el ritmo pausado de su gente invita sentirnos en un sitio atemporal, difícil de equiparar a nada que hayamos visto antes.

calles-sana-yemen

Copyright: Claudiovidri (*)

sana-yemen-turismo

Copyright: javarman (*)

La ciudad vieja de Saná, no solo nos puede impresionar por sus casas torre, su ritmo, o su estilo urbano. Además, hay numerosos monumentos que conocer, como las antiguas murallas, sus museos, su Gran Mezquita (una de las más antiguas del planeta), y la (aún más grande) mezquita Al Saleeh, una de las más grandes del mundo. En resumen, una de las últimas joyas a ojos turísticos del planeta, que aún hoy está más cerca de arriesgados aventureros que del turismo masivo.

(*) Todas las imágenes via Shutterstock

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *