Mi primera vez con Airbnb (en un deptito pipí cucú en Córdoba, Argentina)

No publico esta entrada porque este sea un post patrocinado, porque no lo es de ningún modo. Ni siquiera es mi interés promocionar Airbnb (enlace a la entrada en Wikipedia sobre esta web). Simplemente, la nombro porque es mi primer experiencia con este sistema: una web que funciona como un mercado que contacta viajeros en busca de alojamiento con propietarios particulares de departamentos, casas, y habitaciones de alquiler de un modo temporario.

Cómo funciona.

La idea es muy simple: si somos los que viajamos, utilizamos un buscador que nos proporcionan en la web, similar a los buscadores de vuelos, pero en este caso, ingresamos una fecha de entrada, una fecha de salida, un destino, y el número de personas a alojarse. Airbnb es una de las webs que que ofrecen este servicio. Pero no la única.

En mi caso, lo dicho, el destino era Córdoba, ciudad en la que terminé alquilando un departamento a siete cuadras de este punto neurálgico por el que pasé caminando mil veces estos días:

 

_como funciona airbnb

 

Utilicé Airbnb para ir por una semana a Córdoba (Argentina, siempre lo aclaro porque también hay una Córdoba española que estaba primero y a la que le «copiaron» el nombre). Córdoba es una ciudad importante del país, eterna discusión si es la segunda o la tercera en población de Argentina. Necesitaba alquilar por una semana un lugar cerca del centro para estar cómodo, y contar con todo lo necesario para trabajar en mis blogs (wifi a buena velocidad, sobre todo). La verdad es que la experiencia de alquilar un departamento temporal por esta web, debo decir, fue satisfactoria en este caso. Y tiene algunas perlas y buenos detalles.

Paso 1: confirmar la reserva.

Una vez que buscamos el depto con las condiciones ideales, tenemos que confirmar una solicitud. Eso significa que primero debemos hacer el pago con nuestra tarjeta de crédito, y completar una presentación breve para nuestro anfitrión (simplemente describirnos, contar que hacemos, la razón por la que viajamos a Córdoba en mi caso, en resumen, tratar de caerle bien al anfitrión). Esa solicitud con el pago es enviada a nuestro anfitrión, que nos terminará aceptando o rechazando en función de sus intereses, algo que sería bastante extraño (el que nos rechace si es que no tenemos ninguna reputación negativa). La perla que les decía es el mensaje del anfitrión cordobés, que me dio mucha gracia, sobre todo la parte de encontrarme el deptito pipí cucú:

 

airbnb-como-funciona

 

Paso 2: reserva confirmada, y todo explicado.

Una vez que nuestro anfitrión nos acepta, nos queda recibir el mail con la confirmación, y toda la información que necesitamos para llegar. Esto funciona de forma automatizada a través de Airbnb, de modo que nos enviarán por mail la información con el mapa para llegar, las normas de la casa, y hasta la clave del wifi, en mi caso, lo más importante :P.

 

Paso 3: Coordinar la llegada, llegar, disfrutar de Córdoba y el deptito una semana.

Una vez tenemos toda la información solo queda coordinar la llegada con el anfitrión. En mi caso llegaba un domingo temprano, así que coordiné que el conserje del edificio me espere teniendo preparada la llave. Para mi sorpresa, al llegar me encontré con varios detalles del deptito que hicieron que me sienta como en casa: era chico, pero no le faltaba absolutamente nada y se los cuento con imágenes.

En un estante, un detalle simpático: fernet (para preparar al modo típicamente cordobés, con un medidor de dosis justas de ingredientes, y claro, el infaltable mate:

_MG_7483

 

En los estantes, folletería turística de Córdoba, y hasta un programa de cine para ir al Cine club municipal de Córdoba (la ciudad cuenta con una buena agenda de actividades culturales, museos, galerías de arte, y hasta un tradicional club de cine en un edificio céntrico y de gran valor histórico). También tenía una tarjeta de socio en un DVD-club del barrio para alquilar y mirar pelis:

_MG_7485

 

 

Detalles de todo tipo para que no falte nada, hasta un cargador para el teléfono, adaptadores, todo dejado por el anfitrión:

_MG_7486

 

 

Ahora lo importante: el anfitrión me dejó organizado un desayuno de bienvenida, que tenía hasta bizcochitos (obviamente cordobeses y muy típicos):

_MG_7487

 

 

El departamento estaba igual que en las fotos de internet en Airbnb, tenía absolutamente todo, desde aire acondicionado, hasta una tele tan grande que no entraba en el mueble (y más atrás se ve mi escritorio de trabajo durante toda la semana):

Viaja seguro y con descuento para nuestros lectores 

>> cotiza tu seguro de viaje IATI con 5% de descuento desde aquí

_MG_7488

 

 

La vista desde el escritorio a Córdoba (estaba muy bien ubicado, a cinco minutos del centro caminando). El barrio también era muy completo, no faltaba nada donde comprar, desde comida, panaderías, lavaderos, etc, todo a un paso:

_MG_7489

 

La verdad, si hasta se estaba tan bien ahí que costaba salir…bueno, ya les conté que me gusta eso de vivir un lugar con tranquilidad más que convertirme en un turista acelerado (mientras se pueda):

IMG_20150222_111811

 

Así de simple fue mi primer experiencia Airbnb. Para desconfiados, vale decir que la web funciona con el sistema de críticas y puntuación tanto para el anfitrión (que tiene su reputación online) como para el huésped, que se tiene que portar bien para poder ser aceptado en nuevas ocasiones.

Córdoba es una ciudad que me gustó, aunque también por ahí lo saben, yo no soy muy urbanita, era una deuda pendiente que tenía conocerla. Me sorprendió su vida cultural en cantidad de espacios y museos, su centro con gente estilo hormiguero a toda hora, su historia y el pasado colonial, su importancia, y su imagen renovada en diversos puntos de la ciudad, sumando nuevos espacios. Hay mucho que seguir contando en próximas.

3 comentarios de “Mi primera vez con Airbnb (en un deptito pipí cucú en Córdoba, Argentina)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *