Share on Pinterest

Una cueva puede ser la única forma de llegar a sitios increíbles: a una playa, a un túnel glaciar, a un lago azul bajo tierra. Pero también hay otras variantes en cuanto a caminos sinuosos que completan esta selección de sitios que no son imposibles, pero tampoco fáciles de llegar. Una vez allí, nos sentiremos en algún sitio más dignos de una fantasía que real, aunque todos están muy bien emplazados en nuestro sorprendente planeta:

1. Una playa a la que se llega nadando por una cueva en Tailandia.

En la imagen no se ve un pequeño lago, sino una playa donde el agua se comunica al mar por el único lugar por el que también se accede a la playa: por una cueva. Se llama cueva esmeralda o Morakot, y se llega en excursiones embarcado en las que hay que nadar y atravesar una oscura cavidad hasta llegar a la playa encerrada entre acantilados.

Inside the emerald cave

Prachanart Viriyaraks

joan

Morakot cave

joan

 

2. Un lago subterráneo bajo el nivel del mar (en Bermudas)

Fue descubierta de un modo casual: dos niños que hace unos 100 años descendieron por lo que parecía una pequeña cavidad a buscar una pelota. Terminaron descubriendo una  de las mayores atracciones turísticas del archipiélago de Bermudas. Tiene 500 metros de extensión, se llama Crystal Cave, y posee un lago que junto a la cavidad está por debajo del nivel del mar. El lago posee unos 17 metros de profundidad y es tan transparende que deja ver las increíbles formaciones que también hay debajo del agua:

_DSC2447.jpg

Craig Stanfill

Rian Castillo

Grace

Andrew Malone

Crystal Cave

Geoff Stearns

_DSC2493.jpg

Craig Stanfill

 

3. Una cueva azul en Grecia

No es fácil de llegar porque hay que esperar el nivel de marea para poder atravesar la entrada a una cavidad en un bote. Sucede en un rincón de la isla de Castellorizo. Hay que agachar la cabeza, y una vez dentro, el efecto de la luz con el agua azul es hipnótico. Y el efecto se multiplica con el reflejo en el techo de la cavidad de unos 50 metros de largo y 25 de altura. Otra cueva azul famosa es la Grotta Azzurra en la isla de Capri, pero ésta es aún más grande:

Blue cave

Tatsushi Okamoto

 

4. Un desfiladero de un kilómetro y medio para llegar a Petra.

Lo contamos en una entrada después de hacer el recorrido: llegar a Petra tiene magia. Y aunque hoy no es tan inaccesible como antaño, llegar a la ciudad de los nabateos en Jordania requiere una pequeña aventura: una larga caminata por un desfiladero sinuoso y con paredes rojizas de varias decenas de metros, un auténtico sitio de leyenda. El momento de encontrarse con El Tesoro se recuerda el resto de tu vida:

petra-ruinas

Imagen Matías Callone

Imagen

Imagen Matías Callone

Imagen

Imagen

 

5. Una cueva de hielos eternos en Austria.

Son las cuevas de hielo más largas del mundo, con 42 kilómetros de extensión, aunque solo una pequeña parte está abierta al público. Se conoce como Eisriesenwelt y es visitada por unos 2.500 turistas cada día. Está a a unos 50 kilómetros de Salzburgo y su acceso está a 1.640 metros sobre el nivel del mar. Se visita con un guía, y claro, con un buen abrigo:

Eisriesenwelt

Maik Meid

Una foto publicada por @ciencificate el

 

Eisriesenwelt Ice Caves

Dale Harvey

Maik Meid

 

6. Un Pabellón Real en una cueva en altura en Tailandia.

Nadie imaginaría allí arribe, encerrado en una cueva, a un Pabellón Real. Se llama Tham Phraya Nakhon, en realidad es un enorme cenote en altura donde fue creciendo la vegetación gracias a las entradas de luz. El efecto es el de un sitio ideal para atribuciones místicas, un sitio que fue considerado sagrado para los reyes de Tailandia que lo usan como un sitio de recogimiento y de meditación. Aunque no es que lo hagan cada día: se llega después de atravesar un empinado trayecto rocoso.

Imagen Autor Niels Mickers (fuente Wikipedia)

Nick Gray

 

7. Un glaciar que se recorre desde adentro en Alaska.

Recorrer un glaciar por fuera ya es impresionante (y sino pueden ver este paseo hecho en el Glaciar Perito Moreno en Argentina). Pero hacerlo por dentro, es una variante que aún acrecienta más la sensación de encontrarse en un sitio increíble. Se puede hacer por ejemplo, en el glaciar Mendenhall en Alaska, una lengua gigante de hielo de 12 kilómetros de extensión que va tallando cuevas internas a las que se llega después de una pequeña travesía: un tramo en kayak, caminata, escalada en hielo, y como premio este espectáculo visual:

lugares-escondidos

AER Wilmington DE

AER Wilmington DE

AER Wilmington DE

 

8. Una playa tierra adentro y escondida (en islas Marietas, México)

Llegar supone una pequeña aventura: se encuentra en una isla deshabitada y protegida a la que hay que llegar en barco contratando tours autorizados. Se navega, se llega al santuario natural, y solo queda nadar, hasta atravesar una cueva para encontrarse dentro de una dolina y playa encerrada tal como en cada imagen:

islas-marietas-mexico

Christian Fausto Bernal

 

Ver también 20 construcciones curiosas en lugares inverosímiles

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

4 Comentarios

  1. ES INCREIBLE EL REGALO DE LA NATURALEZA ,AHORA SOLO ESTA EN NOSOTROS MANTENER Y CONSERVAR ESAS MARAVILLAS ,YA QUE MUCHAS VECES NO TOMAMOS CONCIENCIA DEL GRAN DAÑO QUE CAUSAMOS A NUESTRA NATURAALEZA .

  2. este sitio es fabuloso, lo que conozco por esta página me llena de deseos de vivir muchos años más para ver si puedo conocer alguno de estos sitios fabulosos, la cueva de bermudas, qué maravilla y la de Austria, ni qué decir, y todo lo demás, impresionante, gracias, Matías, por regalarnos estos viajes sin salir de casa

  3. El nr. 5, la cueva de hielo de Eisriesenwelt en Austria, lo visité hace un par de años y es impresionante. En pleno mes de Agosto teníamos que llevar plumífero, del frío que hacía. Está a una altura considerable, que se consigue andando, en funicular, andando de nuevo y dentro de la cueva, también subiendo y bajando escaleras, además de andando. No se puede hacer fotografías ni grabar en vídeo. Merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *