Un auténtico pueblo tibetano (Tagong)

Lo que escasea en los cada vez más concurridos rincones aislados del planeta, es precisamente, la autenticidad, que se desvanece cuando precisamente, los turistas invierten dinero o tiempo en eso de descubrir un rincón único y descontaminado en todo sentido. Pero esa autenticidad también se desvanece cuando en un sitio aislado, los locales descubren los beneficios del turismo, e intentan seducirlo hasta que casi todo comienza a cambiar (si es que no existen normas estrictas para controlar esa invasión). Aún, quedan rincones como Tagong, pueblos donde la autenticidad es lo que abunda, gracias a varios factores: estar alejados de grandes urbes o centros turísticos, en sitios aislados o poco transitados, y en regiones en donde no es nada fácil llegar (al menos no en plan «me alejo 15 minutos de algún gran aeropuerto»).

Antoine Taveneaux (via Wikimedia)

Tagong es una ciudad donde aún no han llegado a asfaltarse las calles, ni a iluminarse demasiado. Tampoco, sus habitantes, costumbres y el aspecto se ha vista alterado en demasía. Es un pueblo pequeño, que se recorre pronto, pero se disfruta en desproporción a su tamaño, precisamente por su autenticidad. Se encuentra en la prefectura autónoma tibetana de Garzê o Ganzi, provincia de Sichuan (China), a unos 3.700 msnm, entre las ciudades de Kangding y Litang. Un buen punto donde contactar con la cultura tibetana budista, el entorno de montaña mientras se observa pastar a los yaks, en donde se puede descubrir un monasterio, o observar a los aldeanos regresando de sus labores rurales a la ciudad por las tardes:

Seba Della y Sole Bossio

Ken Marshall

Ken Marshall

Seba Della y Sole Bossio

Ken Marshall

Seba Della y Sole Bossio

Ken Marshall

Jan Reurink (monasterio Lhagang)

Seba Della y Sole Bossio

Viaja seguro y con descuento para nuestros lectores 

>> cotiza tu seguro de viaje IATI con 5% de descuento desde aquí

Ken Marshall

La forma de llegar a Tagong  es desde Kangding, a menudo como una excursión o por las mañanas utilizando autobuses y furgonetas. Incluso, se puede pernoctar en el pueblo sin pretender ningún lujo, o en todo caso, pretendiendo el lujo de una estadía en un sitio auténtico, nada menos.

No muy lejos, se encuentra el reino «de los mil castillos de piedra» llamado Danba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *