La vuelta al mundo en un blog: Dromómanos

En esta oportunidad, nos lleva a dar la vuelta al mundo un blog muy particular: Dromomanos. La palabra viene del griego: dromos, carrera, y manía, locura. Es decir que queda asentado desde el vamos que estaremos lidiando con las escrituras de personas que van más allá de ser simples viajeros, son fanáticos de moverse de lugar en lugar, amantes del descubrir, inquietos compulsivos, si se quiere.

En el blog encontrarás los relatos, las fotografías y las vivencias de la mexicana Alejandra Sánchez Inzunza, la única mujer de la troupe, y los españoles Pablo Ferri, José Luis Pardo Veiras (alias Patxi) y Jaled Abdelrahim Aranda.

Los sujetos en cuestión son un grupo bien interesante que eligieron el periodismo como un modo de expresión y conexión con el mundo y, tras pasar por experiencias laborales de diversos tipos, decidieron que su destino era deambular por América desde Tijuana (México) a Ushuaia (Argentina). Y en eso están, intentando llegar al extremo más austral de América en un Pointer modelo 2003, que se ha venido portando de lo más bien hasta ahora. El viaje tiene un propósito el de “entender quiénes somos los que habitamos este continente”.

Como el cuarteto viajero define ser “ Dromómanos es una enfermedad. Somos adictos a viajar, pero también a conocer a fondo nuestro mundo y contar de qué se trata con los más altos niveles de rigor periodístico y narrativa”. Así es como los lectores podemos sumergirnos en sus páginas/pantallas, pudiendo encontrar estas voces tan distintas entre sí pero que conviven en una hermosa armonía de crónicas más informativas y relatos más personales, historias ajenas mechadas con sensaciones propias y una calidez con un sesgo que vuelve a Dromómanos un blog único.

Tal vez me cueste definir a esta bitácora porque el espíritu y las mañas periodísticas aparezcan más patentes que en otros relatos de periodistas viajeros que hemos ido descubriendo. Es también el oficio despuntando en cada párrafo el que vuelva al blog más atractivo para mi, porque lo vuelve distinto de lo que estábamos acostumbrados.

No tener un solo adjetivo para definir a Dromómanos me gusta. Significa que no se encasilla fácilmente. Que se escapa a ser solo una cosa o la otra. En mi opinión, el gran fuerte es que logran darle espacio a relatos donde el ego se corra de foco, algo que no está nada mal  para un blog que nos lleva a dar la vuelta al mundo.

Ustedes dirán que los blogs viajeros son sobre lo que le pasa a una persona. Y claro, tienen razón. Pero les retruco que, si bien se trata de las experiencias personales de cada trotamundos, a veces suele ocurrir que la personalidad le quita espacio al lugar y las historias que éste tiene, y que quien viaja puede terminar pintando un personaje de sí mismo algo exagerado. Esto no pasa aquí. Los invito a leerlo e intentar su propia crítica sobre este blog.

Visita: Dromómanos

Ver más blogs viajeros en la sección: La vuelta al mundo en un blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *