Una imponente puerta medieval (Amersfoort, Holanda)

Koppelpoort es un portón medieval en el pueblo Amersfoort, en Holanda. Resulta raro pensar que sólo una gran puerta pueda contener tanta historia pero así es y por eso vamos a desandar un poco lo que tiene para contarnos, datos que nos llegan de varios siglos atrás.

Bert Kauffman

Se terminó de construir alrededor de 142. La compuerta es una combinación de defensas terrestres y acuáticas, y forma parte de la segunda muralla de la ciudad de Amersfoort, que fue levantada entre 1380 y 1450. Toda la muralla tuvo su último detalle sellado recién en 1450. Mucho antes de esto, el portón fue atacado en 1427 durante el asedio a la ciudad.

Para poder abrir y cerrar semejante estructura se requería de los raddraaiers, los encargados de hacer girar las ruedas. El mínimo de trabajadores para lograr mover Koppelpoort era de 12. Se trataba de una tarea realmente peligrosa pues si no caminaban parejo para que girara la rueda, uno podía caerse y arrastrar a los otros al piso, pudiendo causar fatalidades. Inclusive había momentos en que se debía andar muy rápido sobre la rueda y esto provocaba que los hombres cayeran y se lastimaran.

katerina dimitrijewa

Si bien la gran puerta defendía de males peores y nunca fue violada por los invasores, tenía muchas  «mañas» en su funcionamiento. Una de ellas, por ejemplo, era que para poder sacarse, primero debía levantarse del suelo para poder sacar los pasadores que lo mantenían en lugar. Recién en ese momento, podía abrirse.

No hay que creer que Koppelpoort siempre lució como hoy. Sino que esta apariencia tan pintoresca que hoy disfrutamos se le ha dado durante  dla restauración de Pierre Cuypers en 1885. Con el correr de las décadas se sucedieron otros «retoques edilicios» para mantenerla entera y bella. La última restauración fue en 1996.

Rob Stevens

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *