Mensaje para el jefe: «me he ido a la Patagonia» (Bruce Chatwin)

patagonia

Estimados potenciales viajeros. Casi seguro les gustan las historias de gente que deja todo por viajar. Gente que parece atacada por un virus que provoca hasta llevarlos a lugares impensados de un momento a otro. No importa la edad, no importa si se dispone de mucho dinero, de poco, o nada. . Nada de eso importa demasiado.

patagonia

foto

Si resulta que, como dice Eduardo Galeano, «somos lo que hacemos para cambiar lo que somos», Bruce Chatwin podría ilustrar el llamado a viajar y a la idea de darle un giro a nuestras vidas. Lo que sigue en el post es un intento de relatar lo que hizo para ser lo que fue, después de cambiar lo que era: un experto en arte que se convirtió en escritor de viajes.

Bruce Chatwin nació en Sheffield, Inglaterra, algo que no pudo elegir. Creció  en Birmingham, estudió en Edimburgo, y en 1958 empezó a trabajar en la compañía de subastas Sotherby’s, algo que es de esperar, haya podido elegirlo. Como parte de su trabajo, Bruce estaba abocado a mirar cerca, a examinar pinturas a poca distancia. Resultó ser un buen observador, porque se convirtió en un experto analista hasta llegar a ser director del departamento de impresionismo de Sotherby’s. Pero de tanto mirar cuadros de cerca, parece que su «focal» quedó averiada. En una visita al oftalmólogo, a Bruce no le recetan nuevos lentes, sino simplemente mirar más lejos, fijar la vista en puntos más distantes. Fue la excusa perfecta para marcharse de viaje a un país al noreste de África.

Puede que éste haya sido el momento del ataque del virus viajero. Al regresar, abandona su trabajo, e inicia estudios como arqueólogo, una carrera que no llega a terminar. Contratado por una revista como asesor de arte y arquitectura, llega a encontrarse con lo que tal vez estaba buscando hace un tiempo sin saberlo: encomendado a realizar notables entrevistas para la revista, un día se encuentra con Eillen Gray en París, en un salón en el que «descubre» un mapa de Patagonia que lo atrapa completamente. En ese mismo momento Bruce dispara una frase que marcaría un antes y un después: “siempre quise estar allí”.

El gran viaje demoraría dos años más. En noviembre de 1974 Bruce Chatwin se encontraba en la Patagonia, desde donde envía un telegrama notificando a su empleador una simple frase: “me he ido a la Patagonia”. No habría libros de Chatwin sin la idea de esa renuncia. Y lo que sigue no es un camino al paraíso, es sólo eso, la vida de alguien que en el camino se hizo escritor y se hizo más libre.

Decía Chatwin, «la libertad no debe asociarse a imprudencia…la imprudencia no es heroísmo». Sin embargo, en los parámetros de nuestra búsqueda de estabilidad, deberíamos interpretar que algo de «imprudencia» hubo en eso de renunciar a un trabajo y marcharse a la Patagonia. Algo de «imprudente» hay supuestamente, en la idea de Michael Wigge de largarse de Europa a la Antártida sin dinero, algo de «imprudente» hay en eso de desmontar nuestra zona de confort, en largarse a dar la vuelta al mundo sin pasta. Y en el blog, reseñamos a menudo blogs de viajes en manos de «imprudentes», entrevistamos «imprudentes» viajeros que por ahí andan, dándole la vuelta al mundo. Curioso, a muchos de ellos, les pueden suceder percances, a veces situaciones tan parecidas como las que suelen pasar en casa. Suelen tener contratiempos, como suelen suceder en casa. Y a veces, suelen escribir esos libros, esos mismos que a veces leemos en casa.

Libro de viajes de Bruce Chatwin: En la Patagonia (1977) / El Virrey de Ouidah (1980) / La colina negra (1982) / Los trazos de la canción (1987) / El misterioso relato Utz (1988)

Advertisements
Alguiler de coche + descuentos 2024 >> Desde el blog 101 Lugares increíbles ya gestionamos más de 1000 reservas. Encuentra hasta 15% de descuento con este comparador de coches de alquiler entre las mejores agencias:

En Wikipedia Bruce Chatwin 

2 comentarios de “Mensaje para el jefe: «me he ido a la Patagonia» (Bruce Chatwin)

  1. Felipe dice:

    Tienes razón en que siempre nos interesan estas historias de personas que abandonan su «zona de comfort» para irse a la aventura. Quizá sea porque en el fondo todos estamos deseando hacer lo mismo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *