Karukinka, el edén del fin del mundo en Chile

El Parque Natural Karukinka se encuentra en el suroeste de la Isla Grande de Tierra del Fuego, en Chile. El Parque Natural se creó por la donación de esta porción de tierra de parte de Goldman Sachs a Wildlife Conservation Society (WCS) con el propósito de que se encarguen de la conservación de la riqueza que habita sus casi 300.000 hectáreas.

Diego Alarcón

Ahora el sector privado que las administra y los ciudadanos chilenos están trabajando en actividades sustentables, incluyendo el ecoturismo, para mantener los objetivos de conservación y beneficiar de esta manera a las comunidades locales. El Parque Natural trabaja en restaurar los ecosistemas nativos abocándose a reducir o eliminar las especies exóticas que afectan la conservación de vida silvestre, como castores, zorros chillas, visones. Por ejemplo, los castores al no pertenecer al lugar con sus diques han inundado zonas muy importantes alterando el orden natural de Karukinka.

Karukinka busca conservar la fauna y flora silvestres, para ello combinará áreas protegidas con áreas de producción y desarrollará un plan que permitirá abrir las puertas a la comunidad y educará para fomentar la conservación del lugar.

Diego Alarcón

Karukinka significa “nuestra tierra” en el idioma de los onas o selknam y dentro del Parque habitan nada menos que 416 especies de plantas, entre ellas nativos como lenga, coigüe y ñirre. Las especies animales son 99 con ejemplares como el guanaco, el pájaro carpintero negro y el zorro colorado fueguino.

Además alberga ecosistemas de los más variados: turberas, zonas andinas, estepa patagónica, matorrales, todos representativos de la biodiversidad austral, los cuales tienen importancia local y global para la conservación.
Este lugar bello como pocos está fuera del radar turístico y asombra descubrirlo con sus paisajes imponentes. En este enclave de ensueño trabajan ocho guardaparques y lo más importante es el fuerte concepto de conservación que se está gestando allí y que anticipa un nuevo modelo sobre gestión ambiental. A futuro, se espera que este sea un «núcleo de conservación para Tierra del Fuego y la Patagonia».

Para cuando quieras comenzar a descubrir esta paraje encantador debes dirigirte al Refugio Vicuña, el centro administrativo de Karukinka. Desde allí puedes partir a conocer los lagos del Sur de Tierra del Fuego (Blanco, Despreciado, Deseado y Fagnano.)

El Refugio está cercano a Pampa Guanaco y cuenta con alojamiento para 12 personas en un lodge. La época ideal para visitar este Parque Natural es desde noviembre a  marzo, cuando es primavera y verano austral. Las visitas deben coordinarse con antelación con WCS-Punta Arenas.

Entre las actividades que pueden hacer en Karukinka está el Trekking, optando por diversos senderos de diferentes duración y dificultad. Desde ya tomar caminatas por Karukinka es una experiencia a la que nadie puede negarse, sólo con pensar en la riqueza paisajística y en avistare su flora y fauna basta para decidirse a calzarse las zapatillas y salir al encuentro de la naturaleza. Los senderos incluyen: Cerro Cóndores  Imaginarios, Cerro Pietro Grande, Valle del Consejo, Laguna del Cura, y más.

Mountain bike es la otra gran opción deportiva: las rutas llevan a Bahía Inútil hasta Puerto Arturo, Lago Escondido, Lago Blanco, y el Valle de la Canela, al límite con Argentina. Un paraíso natural para visitar con todos los sentidos alertas, incluyendo el sentido de preservación ecológica.

Llegamos” a Karukinka gracias a una mención en Twitter de @creapatagonia como sugerencia para el hashtag #lugaresincreibles. (¡Gracias!)

Viaja seguro y con descuento para nuestros lectores 

>> cotiza tu seguro de viaje IATI con 5% de descuento desde aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *