Share on Pinterest
There are no images.


Teñido de color rojo por una extraña proliferación de algas, el lago Natrón es un atractivo inevitable para los turistas que realizan un viaje a Tanzania. El lago Natrón debería incluirse entre los más extraños del mundo, además de su color, en el se pueden apreciar formaciones de espirales de carbonato sódico que surgen de las profundidades del planeta en forma de géiseres.
Un ambiente tan inhóspito, sin embargo puede cobijar vida: miles de flamencos decoran con su rasado colorido el lago, conformando un espectáculo aún más especial.

Situado a unos 25 km al norte del Área de Conservación del Ngorongoro, haciendo frontera con Kenia, el lago Natrón tiene una longitud de 60 Km de aguas de color rojo intenso. En su lecho mueren las aguas del río Ngaresero, que sólo abandonan el lago por efecto de la evaporación que produce el sol, contribuyendo además a la elevadísima salinidad. (imagen satelital en NASA)

El lago Natrón en Wikipedia
Más info.

Imágenes del lago Natrón en Flickr

Compartir
Share on Pinterest
There are no images.

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

5 Comentarios

  1. Esto se nos ha pasado. La semana pasada estuvimos en Tanzania, pero sólo por los parques: Lago Manyara, Serengeti y Ngorongoro. Lo de El Lago Rojo no entró en el recorrido.
    Habrá que volver, no sólo por el lago, sino porque la gente es fantástica y merece la pena visitar ese país. Totalmente recomendable.

  2. ¡Sana envidia que estés por ahí!. ¿Algún lugar increíble para recomendar?. Que bueno que hayas podido verlo con tus propos ojos. Un saludo.

  3. Todo en sí mismo es increíble por el cambio que supone. Dormir en una tienda de campaña y que se meta un elefante en el camping. Tener el 4×4 rodeado de leones durante más de media hora. La simpatía de la gente y las ganas que tienen de agradarte y de que lo cuentes cuando vuelvas.

    Sólo puedo decir que merece la pena. Además de todo lo que se aprende viajando, por supuesto.

    Envidia te tengo yo a ti también por estar donde estas… algún día pisaré el continente americano. A Dios pongo por testigo 🙂

  4. En cambio, no se si a Dios, pero si a ti, te pongo de testigo que algún día pisaré África. Y si te pasas por aquí, ya me dirás. Hay tanto para ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *