Share on Pinterest

La ciudad de Calgary, en la provincia de Alberta, Canadá, es famosa entre otros motivos por tener uno de los climas más inestables del mundo (sino el más inestable).

calgary-weather

Michael Gil

Para tener una idea de lo que podemos esperar meteorológicamente en Calgary, tenemos que imaginar un día espléndiamente soleado, en donde de un momento a otro baja bruscamente la temperatura (hasta quince grados), para terminar lloviendo y ya al atardecer soportar una tempestad de nieve (¿o granizo?!). En el vídeo, nos muestran una brusca nevada luego de que la temperatura desciende en sólo seis horas desde los 16º C hasta los -2º C:

Parece que en ciertos días, en Calgary todo es posible. El responsable de semejante inestabilidad hay que buscarlo en la situación geográfica de ésta ciudad y sus particulares condiciones atmosféricas. Posee un clima por lo general seco. Las estaciones se pueden simplificar en inviernos largos y rigurosos (temperatura media en -9 grados C), y veranos cortos y templados (con una media de 16 grados). Hasta aquí todo medianamente normal. Pero a ésto hay que sumarle que Calgary está situada en una región de colinas y planicies, a sólo 80 km de las Montañas Rocosas, y se encuentra a unos 1000 metros por sobre el nivel del mar, por lo que su clima está muy influido por la elevación de la ciudad y la proximidad al cordón montañoso, que muchas veces deja avanzar un extraño viento del Pacífico.

Los vientos Chinooks.

Existe un extraño viento seco y “cálido” conocido como “chinooks”, que sopla regularmente desde el Océno Pacífico, y suelen actuar como una tregua en los inviernos gélidos (ver Chinook wind en inglés). Éstos vientos suelen hacer subir la temperatura hasta más de 15°C y durar varios días haciendo que incluso la temperatura en invierno pueda alcanzar los 20°C. Pero cuando dejan de soplar, el clima nos puede sorprender con tempestades de nieve, incluso sorpresivas nevadas en pleno verano.

Por si todo ésto fuera poco, la ciudad se encuentra al borde del “corredor del granizo de Alberta”, por lo que no hay que descartar frecuentes y destructoras granizadas, la más fuerte, se recuerda en septiembre de 1991. Calor, bruscos descensos de temperatura, posibles granizadas alternadas con tempestades de nieve y sol nuevamente. En Calgary, el “tiempo loco” es parte de la normalidad, y un simple paraguas a mano, siempre es insuficiente para prevenirse ante semejante inestabilidad meteorológica. Y para despedirnos del inestable clima de Calgary, una densa granizada:

Imagen en Flickr

Ver también: La ciudad más fría del mundo.

Compartir
Share on Pinterest

herramientas-para-viajar

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio de tus billetes de avión con estos simples trucos)

4. Envía tu consulta viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *