Un géiser escultural como consecuencia de un error humano, un camino con un túnel verde que parece sacado de una película de Tim Burton, otro túnel verde amoldado al paso de un tren, un paisaje de montaña increíble modelado hace siglos por la actividad del hombre, y un pequeño oasis resultado de un derrumbe. Son pequeñas (y grandes maravillas) formadas por accidente. En su mayoría son el resultado de la interacción casual entre la mano del hombre y la naturaleza, en distintas medidas, aunque a veces, la naturaleza se encarga sola de sorprendernos (Ver entrada completa en 101 Viajes increíbles)

Imagen Paul Bowman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>