Gigantescas cavidades interrumpen la meseta verde y aislada sobre el macizo de JauaSarisariñama, a 2300 metros de altura. Son las misteriosas simas de Sarisariñama, uno de los últimas regiones del mundo aún casi inexploradas: gigantescos agujeros verdes de 350 metros de diámetro y unos 300 metros de profundidad, al que sólo pueden acceder investigadores y científicos para conservar un ecosistema único y aún envuelto en misterios irresueltos:

Situado en el Parque Nacional JauaSarisariñama, extremo sur-oeste del Estado de Bolívar, en Venezuela, el Sarisariñama es un macizo en forma de tepuy, una meseta extensa y plana aislada por paredes abruptas casi verticales. Es una de las zonas más aisladas de Venezuela, donde la carretera más cercana, puede dejarnos a cientos de kilómetros. El tepuy es un tipo de relieve típico de la Gran Sabana venezolana, posiblemente las montañas más viejas del planeta: mesetas aisladas que desarrollan un ambiente propicio para formas evolutivas únicas.


El tepuy de Sarisariñama tiene un rasgo distintivo que lo hace especial: sus gigantescas Simas o agujeros verdes son aún un territorio por descubrir para investigadores científicos. La situación de aislamiento de las simas podrían ser un arca de vida, protegida durante miles de años por paredes verticales de cientos de metros de altura capaces de conservar un ecosistema único, con especies animales y vegetales que no se encuentren en ninguna otra parte del mundo. Acerca del origen, se cree que las simas surgieron como consecuencia del colapso de los estratos de arenisca por erosión de ríos subterráneos.

Los tepuyes venezolanos se encuentran protegidos como monumentos naturales, por lo cual está vedado el acceso al turismo. Para acceder a la región, hay que tramitar permisos especiales exclusivos para investigadores.

El ascenso sólo está permitido en algunos Tepuyes, entre los que no está incluído por supuesto, el tepuy de Sarisariñama. Las simas de Sarisariñama fueron exploradas por primera vez en 1974, un reducto imponente del planeta, que por el bien de su conservación lo mejor será verlo por imágenes.

Si te ha gustado, menéalo.

Información e imágenes via Amazonair

8 Comentarios

  1. Genial entrada como siempre.

    POr completar, decir que en el National Geographic de hace unos años salió un artículo sobre las cuevas y tal.. no recuerdo mucho, eso si se me quedaron grabadas las impresionantes imágenes de los agujeros en medio de la selva.

    Saludos y ánimo, un trabajo genial.
    Namastë

  2. Excelente idea la de reservar el lugar únicamente para el acceso de científicos. Lo bueno sería que den a conocer al público sus descubrimientos.

  3. Antes se creia ke alli arriba estava todo lo ke narra el libro de ciencia ficcion “El Mundo Perdido”… Dinosaurios y otras cosas raras… Despues se supo ke nada era asi…

  4. y si no puede ser inexplorado por turistas por que no ponen imagenes po dentro de la sarisariñama sorry como solamente ya han entrado cientificos ya habran tomado fotos subanlas para que el publico las difrute plissssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>